El clásico Río de la Plata. Nonbis In Idem, indiscutible