Nueve lunas inolvidables

Por Osvaldo Principi Especial para LA NACION
(0)
16 de octubre de 2002  

En sus 70 años de historia desfilaron por el ring del Luna Park brillantes pesos pesados que protagonizaron noches inolvidables. LA NACION rescata, a modo evocativo, las peleas más trascendentes de la división en el tradicional estadio, palpitando el regreso de esta categoría con el choque entre Marcelo Domínguez y La Mole Moli, el proximo sábado.

La Mole y Domínguez han logrado el mérito de reabrir una puerta que Tito Lectoure, alma eterna del estadio, había clausurado tras la pelea en la que Daniel Falconi venció en 19 segundos a Juan Figueroa, el 5 de octubre de 1985. "Nunca más pesados argentinos aquí", había sentenciado Lectoure.

Anticipando el regreso de los pesos pesados al Luna Park, se recuerdan a continuación nueve noches inolvidables. Posiblemente, las más importantes y las más jerarquizadas.

11-7-1936 FIRPO v. GODOY

Con 41 años y a más de 13 años de su épica pelea perdida con Jack Dempsey, en Nueva York, Luis Angel Firpo emprendió su regreso al cuadrilátero en un tiempo de auge total del boxeo y del Luna Park.

Tras dos éxitos en peleas preparatorias, "El toro salvaje de las pampas" accedió a pelear con el chileno Arturo Godoy, que iba a convertirse, a partir de allí, en una figura de calibre internacional. Godoy vapuleó a Firpo, lo derribó seis veces y ganó por abandono en el tercer round.

23-7-1938 LOVELL v. GODOY

Santiago Alberto Lovell, campeón olímpico argentino en Los Angeles 1932 y protagonista de una serie de ocho victorias en los Estados Unidos en 1937, y el chileno Arturo Godoy fueron los dueños de esta división desde esta fecha hasta mediados de los 40.

Esta primera pelea fue ganada por Lovell por puntos en doce rounds y transformaron al pleito en un clásico que tuvo seis versiones.

José Cardona, maestro de boxeo y coeditor de Guía Pugílistica, definió a Lovell como el pesado de mejor técnica en la historia del boxeo argentino.

9-6-1951 MOORE v. CESTAC

El norteamericano Archie Moore debuta en el Luna Park. Dando ventaja física y otorgándole desquite vuelve a vencer por knock-out técnico en el 10° round al argentino Abel Cestac, un "ahijado pugilístico" de Luis Angel Firpo, forjado en los Estados Unidos, donde había realizado una discreta campaña profesional.

31-8-1951 BRION v. CARABAJAL

El cordobés Cesar Brión regresó triunfador desde los Estados Undios, donde desarrolló su carrera, apoyada por una victoria ante el campeón europeo John Gardner, en Londres. Brión, perdedor en dos ocasiones por puntos con un viejo Joe Louis, ya sin su título mundial, logró un triunfo notable ante Tami Muriello, ex contendiente a la corona mundial.

Brión dominó a Carabajal y, tras llevarlo a un rincón neutral, lo fulminó con un mandoble de derecha. El regreso de Brión fue un auténtico suceso.

17-2-1960 MITEFF v. GEORGETTI

El santafecino Pablo Miteff, clasificado en el ranking mundial pesado, efectuó su debut en la Argentina tras 25 actuaciones en América del Norte. Batió el récord de recaudación en esos momentos con una taquilla de 1.547.260.pesos. Miteff noqueó de modo electrizante a José Georgetti, campeón argentino de la división. Fue la única actuación de Miteff en el Luna Park y un año después perdió por knock-out técnico con Cassius Clay, en Los Angeles.

26-11-1960 LAVORANTE v. GEORGETTI

Con una decena de peleas en su haber en los Estados Unidos, debutó en el Luna Park Alejandro Lavorante, quien venció por puntos al campeón argentino José Georgetti, en una pelea trabada y sin matices.

4-9-1965 BONAVENA v. PERALTA

Es la pelea clásica de la categoría pesado en la Argentina. La más popular, la más sentida. El joven Oscar Bonavena, de 23 años, se consagró campeón argentino de los pesados, destronando a Gregorio Goyo Peralta, un respetado pugilista que había estado muy cerca de convertirse en campeón mundial semipesado.

Bonavena, sobre la base de empuje, ganó de modo inobjetable y a partir de ahí el duelo le dio vida al último clásico del boxeo nacional. Esa noche, el Luna Park tuvo la máxima concurrencia de su historia, con 25.236 espectadores y una recaudación de 13.196.500 pesos.

6-7-1968. BONAVENA v. FOLLEY

La llegada al Luna del norteamericano Zora Folley, retador de Cassius Clay y primer vencedor de Ringo, conmovió al ámbito deportivo porteño. Bonavena ganó por puntos en diez rounds y sumó una victoria de alto prestigio.

La gestión de Tito Lectoure con el empresario norteamericano Dewey Fragueta facilitó la exposición de Bonavena en Buenos Aires ante los top ten del ranking mundial.

7- 9-1968 BONAVENA v. MARTIN

Bonavena derrotó por puntos al norteamericano Leotis Martin, 3° en el ranking mundial, con un desempeño notable.

Este éxito lo llevó a la cumbre del ranking mundial asegurándose un desquite con Joe Frazier, que lo superó por puntos en 12 rounds, tres meses despúes por la corona mundial en Filadelfia.

Bonavena fue el pesado que mayor relieve les dio a las carteleras de esta división en la historia del estadio.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.