Obra macabra

Dos obreros murieron en el Arena Corinthians, de San Pablo -sede del partido inaugural–, al desprenderse una estructura metálica que era levantada por una grúa; se retrasaría un par de meses la finalización de los trabajos
(0)
28 de noviembre de 2013  

SAN PABLO.– La negligencia y la falta de recaudos enlutaron la organización del Mundial de Brasil 2014. Cuando el ambiente empezaba a impregnarse de especulaciones y de expectativas futbolísticas por el sorteo del 6 de diciembre, la tragedia ocupó ayer el primer plano en San Pablo. Dos personas murieron al desplomarse parte de la cobertura metálica del Arena Corinthians, donde se jugará el partido inaugural el 12 de junio, informaron Corinthians, propietario del escenario, y la constructora Odebrecht, responsable de la obra.

En un comunicado conjunto, que salió al paso de versiones iniciales que daban cuenta de tres muertos, el club y la constructora explicaron que la tragedia derivó de la maniobra accidental de una grúa cuando "izaba el último módulo de la estructura de la cobertura metálica del estadio". Ese módulo de 500 toneladas cayó y derribó una sección del muro exterior del estadio. También afectó un enorme panel LED que recorre la fachada del edificio. No hubo daños en la estructura del estadio, según informó el ingeniero Frederico Barbosa.

El mayor Mauro Lopes aseguraba que había tres víctimas mortales, pero finalmente el propio oficial rectificó el dato: "Había una información sobre una tercera víctima, pero no se confirmó". Se trataría de un obrero que fue internado en estado grave.

Los operarios muertos fueron identificados como Fabio Luiz Pereira, de 42 años, y Ronaldo Oliveira dos Santos, de 44. Cinco unidades del Cuerpo de Bomberos y un helicóptero de la Policía Militar participaron en las operaciones de búsqueda y rescate. Corinthians anunció luto oficial de tres días. El siniestro ocurrió en el horario del almuerzo, lo cual contribuyó a que no hubiera tantos obreros en el sector.

Las obras del Arena Corinthians, también conocido como el Itaqueirao, están avanzadas en un 94 por ciento y deben finalizarse el 31 de diciembre, fecha límite fijada por la FIFA para todos los escenarios que serán sedes. El accidente pone en duda que se pueda cumplir con los plazos estipulados. Una fuente cercana a la constructora estimó que podría haber un retraso de dos meses, hasta febrero. La FIFA, más allá de los condolencias y la comprensión por el estupor que provocó el hecho, en lo inmediato presionará para que se mantenga el cronograma original de fechas para poder hacer las pruebas necesarias. El organismo rector del fútbol mundial ya había anticipado que no aceptará las mismas postergaciones que afectaron las obras de los estadios de la Copa de las Confederaciones de este año, cuando sólo dos sedes estuvieron listas a tiempo.

Brasil trabaja contra reloj para tener en condiciones los últimos seis estadios mundialistas antes de fin de año. Paradójicamente, las obras en el Itaqueirao estaban bastante adelantadas comparadas con otras sedes. Este estadio ubicado en San Pablo, construido especialmente para el Mundial con un costo de 360 millones de dólares, tendrá capacidad para unas 70.000 personas. Unos 20.000 asientos serán instalados de forma temporal sólo para el torneo. Además del partido de apertura, en esa cancha se disputarán otros cinco encuentros, incluyendo una semifinal.

El Ministerio Público de San Pablo precisó que esperará el resultado de la investigación de la Policía Científica para definir las medidas que adoptará. Según la nota, la Fiscalía ya había programado con el abogado de Corinthians, al inicio de esta semana, una visita a las obras durante los primeros días de diciembre para revisar irregularidades señaladas por el Cuerpo de Bomberos en relación con la seguridad contra incendios.

En el informe presentado el 29 de octubre por los Bomberos, se detallan cincuenta fallas del Proyecto Técnico de Seguridad Contra Incendios, lo que no permitió la aprobación de dicho certificado.

  • 30%

    ese porcentaje de la construcción permanecerá cerrada para facilitar las investigaciones y averigar las causas de las muertes de los dos operarios.
  • 3

    son los días de luto que se celebrarán en homenaje a las víctimas. No se realizarán trabajos y la obra estará paralizada.
  • AP y EFE

    La seguridad será reforzada con cerca de 17.000 militares

    SAN PABLO (DPA).– El gobierno brasileño desplegará alrededor de 17.000 militares de las fuerzas armadas para reforzar la seguridad en cada una de las 12 ciudades sede del Mundial, reveló el ministro de Defensa, Celso Amorim. Según el funcionario, se pretende repetir en el próximo año la estrategia adoptada en la Copa Confederaciones de junio, cuando cada una de las seis sedes del torneo recibió un refuerzo de seguridad de entre 1200 y 1400 militares. El ministro afirmó que, además de dedicarse a su misión específica –protección del espacio aéreo, buques que patrullan el litoral, defensa cibernética, química y biológica–, las fuerzas armadas también podrán intervenir en incidentes que no logren ser controlados por la policía local. "Es una contingencia que esperamos que no ocurra, pero debemos estar prevenidos", dijo Amorim.

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.