En Inglaterra. Ofrecen una fortuna por Salas