En la mira. Oportunidad para Fontana