El seleccionado en Amsterdam. Ortega y Van der Sar se dieron la mano