Osvaldo: una noche a la altura de las expectativas de su debut en Boca

Fue determinante en la victoria del conjunto xeneize por 2-1 sobre Wanderers; anotó el gol del triunfo y estuvo activo; "ni soñando podía imaginar algo así", sentenció el delantero que festejó de cara a las tribunas de la Bombonera, las mismas que frecuentaba de chico
Christian Leblebidjian
(0)
27 de febrero de 2015  

Cuentan que en una de las tantas comunicaciones que Daniel Osvaldo tuvo con el presidente Angelici, una de las frases por las que terminó de convencer al dirigente que debía hacer el esfuerzo para traerlo fue: "Daniel, mire que yo no soy fanático de Boca. Soy enfermo de Boca". Eso sirvió para confirmarle las ganas que tenía de sumarlo para este libro de pases, aún cuando el entrenador Rodolfo Arruabarrena estaba conforme con Calleri y Gigliotti, y había puesto sus prioridades en reforzar otros puestos, como los volantes ofensivos y los laterales. Pero Osvaldo tiene una jerarquía que le genera, de entrada, lugar en cualquier club y un lugar en la Bombonera.

Esa frase del Nº 9 que llegó a préstamo de Inter podría haber generado que el hincha lo mire de reojo, en función de que no fue la primera vez (ni será la última) que un protagonista intenta sumar feeling con la gente con una declaración de este tipo. Pero más allá de que la verdad del delantero se empezó a ver anoche en su debut ante Montevideo Wanderers, por la 2» jornada xeneize en el Grupo 5 de la Copa Libertadores, hace rato que Osvaldo tiene ganas de jugar en Boca. Y ese fanatismo lo demostró a la hora de negociar los contratos, a la hora de festejar un cumpleaños con una torta decorada en azul y amarillo, festejando en Twitter una victoria de verano, o cuando decidió comprar unos de los palcos de la Bombonera para que su familia vaya a la cancha. Incluso, sin tener pasado en el club, le hizo dos goles en un amistoso con Espanyol de Barcelona en 2011, que su equipo ganó 3-1, y no los gritó. Hasta casi pidió disculpas en un gesto con sus manos.

Se dio una particularidad con Osvaldo: hace tiempo que un jugador de Boca no generaba tantas expectativas con la sola transferencia. Y una muestra de este detalle es que todavía no había debutado y ya había acaparado las tapas de los diarios y los suplementos deportivos. El periodismo alimentó el debate en las radios y la televisión. Y también generó un efecto colateral con su llegada: por ejemplo que Emmanuel Gigliotti pensara en irse a China (anoche dio marcha atrás en las negociaciones).

Incluso tenía otras ofertas del fútbol europeo pero sintió que era su momento de desembarcar en Boca. A tal punto se habló del arribo de Osvaldo que muchos hasta lo señalan como el primer paso para que Carlos Tevez adelante su regreso para mitad de 2015. Cuando le preguntan a Osvaldo al respecto, él no lo confirma ni lo niega: "Tevez tuvo mucho que ver para que yo esté acá. Es un amigo y me encantaría que en breve esté acá. Ojalá?".

A Osvaldo le llegó la hora de demostrar, pero generó buena onda de entrada con el plantel, pese a que desde la imagen se muestra más como una estrella de rock que como un futbolista, pero ya dentro del grupo reconocieron (con apenas un par de días de entrenamientos) que es distinto, que tiene una calidad que le va a aportar mucho a Boca. El único temor que sentía Osvaldo antes de la presentación era que el hincha no lo traicione: "Siempre soñé con hacer un gol con la camiseta de Boca. Muchas veces cerré los ojos y pensé en ese momento. Si tengo la suerte de meter un gol, va a ser el más importante de todos", reconoció horas antes de patear la primera pelota ante 50.000 personas en la Bombonera. Y agregaba: "Estoy muy ansioso. Espero que eso no me juegue en contra. No bien empiece a girar la pelota espero que se vaya esa sensación y empiece a jugar bien lo antes posible". En la conferencia de prensa de su presentación le costó mantener la concentración. Varias veces pidió si le podían repetir las preguntas. No fue soberbia ni nada por el estilo. No podía creer que lo que tanto había soñado de chiquito se estaba haciendo realidad. Por esos sueños que vivió de pequeño en la popular donde justamente convirtió su primer gol con la camiseta xeneize (de cabeza, tras un centro de Colazo).

En Boca están convencidos de que, más allá de que realizaron muy buenas incorporaciones, el principal salto de calidad lo aportarán entre Osvaldo y Lodeiro, teniendo en cuenta además que Pablo Pérez demostró de entrada una personalidad como si toda la vida hubiera jugado en la Bombonera. Si bien el ex delantero de Inter y Southampton no está todavía en la plenitud física, mostró presencia ofensiva, triangulación y, por sobre todas las cosas, actitud.

Anoche en la Bombonera se lo vio activo, jugando a un toque, con despliegue y desmarcándose bien; incluso no se movió como el clásico centro delantero como podía ser, desde las características, Martín Palermo o el propio Gigliotti, sino que le gusta salir del área para participar de la elaboración del juego. Pudo tener su estreno el domingo pasado, en la cancha de Temperley, pero la expulsión de Agustín Orion terminó condicionando las modificaciones de Arruabarrena.

"Ni soñando podía pensar en algo así. Lo esperaba, pero la figura fue el equipo porque supo reaccionar a tiempo ante la adversidad", dijo primero. "Anoté justo en ese arco en el que veía los goles desde la tribuna. Que loco todo, es una cosa increíble la que me toca vivir. Tenía mucha presión y comencé nervioso, pero por suerte salió todo bien", dijo el autor del gol del triunfo y que se lo dedicó a su esposa, la actriz Jimena Baron, que vio el partido junto con Dalma Maradona y Claudia Villafañe.

Anoche tuvo un debut soñado según sus propias palabras. Lo cierto es que hasta ahora, en pocos días, vivió como un cuento demasiado perfecto desde la resolución del pase y sus repercusiones en Boca. El tema es que fue tanta la expectativa que generó Osvaldo con su llegada que eso lo expone a una exigencia mayor. Con todo lo que se habló sobre su incorporación, hizo un gol, pero a él le pedirán dos o tres. Hasta en eso pensó el Nº 23: "Siempre rendí mejor bajo presión", explica como filosofía de vida.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.