Otra tonada: Rueda pasó a la punta

El jugador de Ascochinga se destapó con 64 golpes y postergó por 3 al tucumano Andrés Romero
(0)
25 de mayo de 2003  

SAN MIGUEL DE TUCUMAN.- Todo venía a pedir de los tucumanos en la tercera jornada del 37° Abierto del Norte, pero todo cambió en pocos minutos para la vuelta final. El cordobés Luis Rueda (200), con una vuelta notable de 64 golpes, le quitó la punta al local Andrés Romero (203), que quedó como escolta a tres golpes y hoy deberá remar fuerte para que el título quede en Yerba Buena.

Pocos imaginaban un final tan opaco para el recorrido de Romero, que a media tarde estaba muy cómodo en la cima, con tres birdies en la ida (1, 3 y 5). Lucas Juncos, otro cordobés que había animado las dos primeras vueltas y que empezó el día a dos golpes del tucumano, fue perdiendo terreno y entonces quedó solamente Rueda para tratar de seguir el ritmo de Romero.

El profesional de Ascochinga (31 años, dos hijos y uno en camino) encontró inspiración a partir del hoyo 8, y desde entonces hasta el final agregó seis birdies al que había conseguido en el 4 (8, 9, 11, 12, 15 y 16). "Volví a embocar como en los dos primeros días, pero también me ayudaron los dos birdies que conseguí desde fuera del green (12 y 15) para hacer un score tan bajo", dijo Rueda, que muestra como mejor actuación un tercer puesto en el Abierto del Litoral de 2002, y hoy intentará su primer festejo en el Tour Argentino.

"El año último jugué muy bien y este torneo fue el comienzo de una buena racha para mí. Esta es una cancha de greens muy parecidos a los de la mía (la de Ascochinga Golf Club) y eso me beneficia. Además, el juego corto es mi fuerte y esta semana estoy demostrándolo con un promedio de putts muy bajo", consideró el cordobés.

Con César Monasterio compitiendo en Europa y Eduardo Argiró, defensor del título, lejos de los primeros lugares, Romero carga con la mayor responsabilidad a la hora de dar una alegría a la gente del Jockey. La cual, dicho sea de paso, mereció un elogio por parte del puntero de la competencia: "El público se comportó muy bien conmigo a pesar de que había un tucumano peleando por la punta del torneo".

Después de los dos jugadores más importantes del club, el tucumano, con 22 años, es el que más se destacó en los últimos tiempos, sobre todo luego del triunfo en Costa Rica, por el Tour de las Américas. Su cierre con tres bogeys en los últimos cuatro hoyos (15, 17 y 18) le dejó un sabor amargo, tanto que no tardó casi nada en volver a su casa, ubicada a pocos pasos del hoyo 8. Hoy tendrá que transformar su bronca en confianza si quiere frenar a Rueda y evitar el ataque del experimentado Rubén Alvarez, que se puso tercero a cuatro de la vanguardia y promete dar pelea.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.