Opinión. Otra vez, los cabeza dura