En Valderrama. Otro gran impacto de Woods