OTRO RAYO

Shirley, el Greene de los Paralímpicos
(0)
21 de octubre de 2000  

SYDNEY.- Acaso hubiese sido el hombre más rápido del mundo, si en su infancia no hubiera sufrido un accidente de tránsito que le costó la pérdida de gran parte de su pierna izquierda. Desde chico su afición era el atletismo, el salto en alto y la velocidad. Eligió correr. Por eso, su amor por vencer al viento y los cronómetros pudo más que cualquier contratiempo y con una pierna ortopédica se lanzó a dominar las pistas. Ayer, el norteamericano Marlon Ray Shirley marcó el nuevo récord mundial de los 100 metros T44, en las semifinales de los XIJuegos Paralímpicos, que se realizan en esta ciudad.

No había sonado el disparo inicial y los competidores ya se ponían en sus marcas. Todos se concentraron en la meta. Pero el norteamericano Shirley miró más allá. Sus ojos apuntaban al horizonte y sólo una idea se debatía en su mente: la de ser el mejor. En ese momento lo invadió el recuerdo de la exhibición de 55m que, en febrero último, hizo junto con el medallista olímpico Kevin Young. Los dos se posaron en sus marcas y partieron devorando cada metro de la pista del Holt Arena´s. Palmo a palmo, sin respiro, pasaron la meta, Shirley miró el reloj: con 6s87/100 había registrado el récord mundial paralímpico.

De pronto, se escuchó un tiro al aire. Shirley dejó el recuerdo de lado o, mejor dicho, se aferró a él. Partió raudo, dispuesto a sacar una ventaja que lo catapulte a la final. Su voracidad lo llevó a concretar su sueño. Voló por la pista del Estadio Olímpico. El norteamericano se imaginó junto con Young, sin nadie por delante, ni a sus costados, en un desafío mano a mano, como aquella vez. Y estampó su vista en el horizonte, al cual nunca dejó de mirar porque sabía que allí encontraría el mejor registro mundial. Shirley marcó 11s31/100, superó por 2/100 el récord mundial que ostentaba su compatriota Brian Frasure desde el 30 de octubre del 99, también en Sydney. Por los altavoces se anunció el logro y el aplauso lo premió como si fuese Maurice Greene. Y no era para menos: apenas 1s52/100 separan a Shirley del hombre más veloz del mundo y campeón olímpico. El es el otro rayo.

Sospechas de doping

SYDNEY (ANSA).- Cuatro levantadores de pesas clasificados para los Juegos Paralímpicos están sospechados de utilizar sustancias prohibidas. Sin embargo, aún faltan las contrapruebas, por lo que los nombres de los atletas no fueron informados y, por el momento, no serán sancionados. Sólo se sabe que son de distintas nacionalidades; por ahora, no pueden participar de las competencias.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.