Quiere un aumento. Palermo y el contrato