Panamericanos. Qué piensa Diego Simonet sobre la posible final del handball ante Brasil en Lima

Diego Simonet, la figura de Los Gladiadores, el seleccionado argentino de handball.
Diego Simonet, la figura de Los Gladiadores, el seleccionado argentino de handball. Crédito: Ignacio Sánchez
Olivia Díaz Ugalde
(0)
30 de julio de 2019  • 20:36

LIMA.- Se mueve como pez en el agua. Sonriente, distendido, disfruta del momento. Lejos de la presión de lo que supone ser el mejor jugador de la temporada y figura de la selección. Se muestra a gusto. Ansioso por lo que viene en los Juegos Panamericanos, pero cauto. Habla de handball y sobre su cara se dibuja una sonrisa que se expande, cuando se combina con su disfrute al compartir junto a sus hermanos su presente en el equipo nacional. Explica, piensa y se ilusiona. Lima fue su motor inspirador para alcanzar su mejor recuperación física. Ahora, recuperado y empoderado, contagia a sus compañeros a pocas horas del debut ante Estados Unidos con un sólo objetivo: la clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Diego Simonet, el mismo que arrancará hoy desde las 20.30 con los Gladiadores, es sinónimo de handball. Tuvo un 2018 de ensueño. Se convirtió en el primer argentino en jugar la Champions League y en ganarla, con un sabor doble: fue el MVP de la final. Vive en Francia desde el 2011, y hace seis temporadas que defiende los colores de Montpellier, donde ganó todo. Siente que representa el sueño de muchos deportistas argentinos, quienes emigran para poder potenciar su nivel y vivir de lo que más les gusta.

"El 2018 fue increíble. Logré lo máximo al salir campeón de la Liga de Campeones", recuerda el Chino a LA NACION. Sin embargo no deja de mencionar las lesiones que le siguieron al logro, pero que lo traen a este presente. "Quizás haber jugado tan intenso y tanta cantidad de partidos al final de la temporada me jugó en contra por las lesiones -fractura en el escafoides de su pie y desgarro en el isquiotibial-, lo que me llevó a perderme el Mundial (Argentina terminó en el puesto 17º). Por eso me puse como objetivo estos Panamericanos y recuperarme bien para jugar esta clasificación. Siempre se aprende de los errores así que ahora estamos recuperando lo más que se puede, mejorando físicamente y jugando más tranquilo hasta los partidos importantes".

Argentina compartirá grupo junto con Cuba, Estados Unidos y Chile por el grupo A, mientras Brasil, Puerto Rico, México y Perú formarán parte del B. Los Gladiadores debutarán hoy frente a los norteamericanos

No es la primera vez que el jugador surgido en SAG de Villa Ballester se ausenta de una cita importante. Haber faltado en Río 2016 es una espina dolorosa que permanece. Por eso su motivación para Lima, por eso sus ganas de reescribir la historia. En estos Juegos Panamericanos solo el oro los clasificará a Tokio y no hay margen para el error.

"Vamos con el objetivo de clasificarnos. Pero también conscientes de que están Cuba y Chile en nuestro grupo, que vienen muy bien. Los cubanos vienen con todos sus jugadores que juegan afuera, algo que antes no se les permitía. Esto los potencia. Chile nos complica siempre. Están sumando jugadores en Europa y eso los fortalece. Y de Brasil ni hablar, no hace falta explicar. Está siempre al pie del cañón y tiene la mayoría de sus jugadores jugando en la Champions. En 2015 nosotros terminamos segundos. esta vez se clasifica uno solo, y tenemos que ser nosotros. Va a estar muy difícil", explica el jugador de 29 años.

Tras perderse el último mundial por una lesión, el número 6 va por la medalla dorada en Lima y la clasificación olímpica para Tokio 2020.
Tras perderse el último mundial por una lesión, el número 6 va por la medalla dorada en Lima y la clasificación olímpica para Tokio 2020. Crédito: Ignacio Sánchez

Además, se apoya en sus hermanos, Pablo (27 años) y Sebastián (33) y toma fuerza a través de ellos. Sobre todo de Sebastián, el más grande. "Va a ser el último panamericano de mi hermano, y si nos clasificamos sería Tokio su último torneo. Por eso anda con ganas de la clasificación para seguir estirando su carrera y que no sea el último de los hermanos Simonet".

-¿Cómo fue la preparación, la gira que realizaron, en la antesala panamericana?

-Estuvimos una semana en Guadalupe, entrenándonos allá y compitiendo. Fue una gira positiva y diferente. Nunca habíamos hecho una gira por el Caribe. Estuvo bueno porque tuvimos las sesiones de entrenamientos, pero también hicimos ejercicios en la playa, juegos, entrenamientos, kayak y actividades para fortalecer el grupo. Hay muchos chicos nuevos y este tipo de actividades nos sirvieron para unirnos y hacernos todos partes de un mismo equipo. Fortalecernos, lograr afinidades entre todos y eso ayuda mucho.

-¿Cómo ves a los más chicos adaptarse al equipo?

-Creo que hay un gran nivel. Siempre me preocupaba el futuro, pero creo que está muy bien, hay nivel. Y de la mano de los más grandes, que un poco vamos marcando el camino, se están amoldando bien y ganando experiencia, que es lo más importante. Porque eso es lo que te hace aprender y crecer.

Los convocados para Lima 2019: Matías Schulz, Leonel Maciel, Diego Simonet, Sebastián Simonet, Nicolás Bonanno, Guillermo Fischer, Pablo Simonet, Federico Pizarro, Pablo Vainstein, Santiago Baronetto, Federico Fernández, Ignacio Pizarro, Gonzalo Carou y Lucas Moscariello

-¿Que les aporta el DT español Manolo Cadenas?

-El repertorio de jugadas que tiene y su experiencia son increíbles. Esto ayuda muchísimo al handball amateur, que es el nuestro. En Argentina, los jugadores no tienen más de diez jugadas armadas en sus equipos, y ahora nosotros tenemos 30 como mínimo. Eso ayuda mucho, mismo para resolver situaciones difíciles. Esto se suma a las defensas que imagina, que son muy agresivas y eso ayuda mucho.

Humilde y compañero. Se muestra a disposición de sus compañeros, asume su nuevo rol dentro del equipo y se entrena. Sabe que nadie le va a regalar nada, por más que conozca el sabor de la victoria. Esta será su tercera participación panamericana: en Guadalajara y con 22 años, ganó la medalla de oro y el boleto a Londres 2012. En Toronto consiguió la plata, y también la clasificación por Brasil era anfitrión de los posteriores Juegos Olímpicos. De cada uno de esos torneos se llevó una enseñanza. Por eso intenta transmitirle a los más chicos tanto el disfrute como dejar todo en cada jugada.

"Tengo más responsabilidad ahora, ya estoy del lado de los más grandes. Si bien los minutos de juego son los mismos, ahora mi juego cambió, mi rol dentro de la cancha. Ahora asumo más el papel de organizar y no tanto de goleador, porque es importante dar lugar a que los otros jugadores asuman ese rol. Antes siempre se me pidió ser el goleador, ahora tomo el liderazgo, algo que acostumbro a hacer en Francia", dice.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.