Para Klinsmann, sería una catástrofe perder en cuartos