Opinión. Para mí, es una revancha