La mirada de Roberto Ayala. "Para nosotros, fue desequilibrante"