Para Vélez resultó imposible

En Brasil, el equipo de Liniers perdió 2 a 0 con Flamengo y quedó eliminado; los cariocas sí pasaron a los cuartos
(0)
25 de octubre de 2000  

RIO DE JANEIRO.- Ni la peor crisis futbolística en los últimos 50 años de Flamengo colaboró para que Vélez pudiese sostener su ilusión de seguir en la Copa Mercosur. Los brasileños llegaban con seis derrotas consecutivas a cuestas, con los reproches de una torcida desilusionada porque las grandes contrataciones -Gamarra, Alex, Denilson y Petkovic- nunca construyeron el prometido Dream Team, y con el debut de un técnico como Mario Lobo Zagallo que, a los 69 años, había recibido críticas por su falta de vitalidad y don de mando para encauzar el singular momento de la entidad carioca.

Pero finalmente Flamengo ganó 2 a 0 y se clasificó para los cuartos de final de la Copa Mercosur, una instancia que Vélez hubiese alcanzado sólo con una victoria. Pero anoche no exhibió argumentos para justificarla. Entonces se quedó sin nada. Lejos en el torneo Apertura y fuera de la competencia internacional. Vacío de aspiraciones.

Hubo un cabezazo de Diego Crosa que se perdió muy cerca del arco de Julio César en el comienzo del partido. Pero esa situación fue engañosa, no respondería para nada al dominio abrumador que ejercieron los locales. Desde la conducción de Petkovic y Edilson, el conjunto carioca acorraló y arrolló a los dirigidos por Oscar Tabárez. Las imprecisiones en la definición, las apariciones salvadoras de José Luis Chilavert y el travesaño ante un remate violento de Petkovic evitaron los merecidos tantos para el equipo más popular de Brasil.

Tres veces el controvertido arquero paraguayo evitó la caída de su valla: dos apariciones frente a Petkovic y otra ante Athirson. Las dimensiones del estadio Maracaná se agigantaron más que nunca para las tibias intenciones de Vélez, que prefirió replegarse y soportar cada avance de Flamengo. Tanto resignaron el protagonismo los visitantes que sólo dispusieron de dos córners en la primera etapa. Por muchos momentos, los jugadores de Vélez únicamente apostaron al despeje desesperado y nada ortodoxo. Igualmente, pese a las facilidades que descubrió Flamengo para arrinconar a Vélez, el equipo rojinegro nunca se aceleró, sabedor de que el empate también le servía para conseguir el pasaporte hacia los cuartos de final de la Mercosur.

Una corrida de Darío Husain en el comienzo del segundo tiempo le imprimió a Vélez cierto optimismo. Pero rápidamente una muy buena jugada de Edilson terminó en la definición de Adriano y el equipo de Tabárez volvió a su realidad de adversidad. A la resignación y el cansancio se les agregó el gol de Roma para condenar a Vélez a la derrota. Y hasta algunas agresiones entre los jugadores, en el final, colaboraron para oscurecer aún más la eliminación del equipo de Liniers.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.