Una peculiar historia. Para Zinha, el duelo es personal