PARALIMPICOS

Dos argentinos subieron al podio en Sydney
(0)
23 de octubre de 2000  

El desahogo del final fue el símbolo del esfuerzo. El festejo alocado sintetizó la alegría y la emoción en una jornada con las dos primeras medallas para la Argentina en los Juegos Paralímpicos, que se realizan en Sydney. "No lo puedo creer. Esto es lo más grande que me pasó en la vida. Es más: no cambiaría esta medalla por recuperar la vista", comentó el argentino Jorge Alberto Godoy abrazado a una bandera argentina, luego de adjudicarse la medalla plateada en el lanzamiento de disco para ciegos (categoría F 11).

Godoy, que perdió la visión luego de un accidente con una escopeta, a los 17 años, revivió, en conversación con TyC Sports, su brillante desempeño: "Empecé mal. En el primer tiro se me salió un poco del perímetro. Eso me desconcentró un poco. Yo tenía previsto hacer un primer tiro de unos 40 metros y después empezar a escalar, pero no se dio. Tuve que marcar algo para acceder a la final y después empezar de vuelta en la competencia".

Las 40.000 personas que vibraban en el Estadio Olímpico no fueron el motivo de su errático comienzo. "El problema fue que hice mi primer lanzamiento demasiado rápido y después el viento provocó el resto. Las 40.000 personas en ningún momento influyeron en el resultado de mis lanzamientos. Tenía las pulsaciones normales de cualquier torneo. Hacía mucho que quería participar en un campeonato de este tipo, para disfrutarlo sin ninguna presión", dijo el medallista.

Godoy sabía que para disfrutar de la bandera argentina flameando en el podio debía exigirse aún un poco más". Hasta el último lanzamiento estaba fuera del podio y lo sentía totalmente injusto. No podía entender lo que me pasaba. Hasta el viernes estaba lanzando por encima de los 43 metros y hoy (por ayer) no podía superar los 37m. Pensaba que si se tenía que hacer justicia, eso iba a pasar en el último tiro, y así fue. Le di todo lo que tenía y salió. El resto fue felicidad", dijo Jorge Godoy.

Y agregó: "Espero que esto les sirva como mensaje a las personas que están deprimidas para que dejen de perder minutos de su vida lamentándose. La vida sigue y tiene muchas cosas maravillosas. No tiene sentido quedarse arrumbado en un rincón".

Pero el de Godoy no fue el único grito argentino en Sydney. Un rato después, Elisabel Delgado ganó la medalla de bronce en 100 metros, categoría T 20 (que incluye a personas con diferentes problemas mentales), con un tiempo de 13s16/100, a menos de un segundo de la polaca Malgorzata Kleemann, la ganadora, y metiendo la cabeza en el último impulso para superar a otras dos rivales. De esta manera, la Argentina tiene ahora 131 medallas obtenidas en los Paralímpicos, que se efectúan por undécima vez.

"El final fue tan duro que no me di cuenta ni de que había terminado tercera. Yo estaba perdida, pero gané el bronce", dijo entre risas Elisabel.

Para los atletas que participan de los Juegos Paralímpicos, estos son una experiencia única, y Elisabel no fue la excepción. "Yo me puse nerviosa cuando nombraron a las australianas. Toda la gente aplaudió y gritó a lo loco. Yo nunca había corrido con tanta gente", afirmó.

Godoy y Delgado. Gritos argentinos.

Un par de diplomas en el mismo día

Ernesto Margni, de 27 años, fue otro de los argentinos que se destacaron ayer, ya que consiguió dos diplomas en el mismo día. El primero fue en los 200m T35, al quedar en el 5º puesto, con un tiempo de 31s79/100, y un rato más tarde en la competencia de lanzamiento de disco T35, al finalizar 8º, con 27,92m.

A poca distancia del Estadio Olímpico, donde se disputaba el atletismo, en el Centre Court del Parque Olímpico, el debut en tenis de mesa por equipos de la polaca Natalia Partyka también dio que hablar, y no era para menos. Partyka, de 11 años, es la deportista más joven de los 3824 atletas que participan de los Juegos Paralímpicos.

Más casos de doping

Dos nuevos levantadores de pesas clasificados para los Juegos Paralímpicos, Hamed Abdul Al-Jandal (Arabia Saudita) y Anton Pushkov (Bulgaria), están sospechados de utilizar sustancias prohibidas al dar positivo el control A.

El Comité Paralímpico Internacional (CPI) decidió suspenderlos hasta conocer el resultado de las contrapruebas.

Estos dos casos de doping se unen al de los cuatro positivos confirmados el viernes último y cuyos protagonistas fueron suspendidos de toda competición oficial por cuatro años.

"Se han realizado 129 controles y han resultado muy efectivos. Hasta el momento, seis dieron positivo", dijo Michael Riding, médico oficial del CPI.

El récord de doping positivos en los Paralímpicos lo tenía Barcelona 92, con cinco casos.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.