Parque Patricios se tiñó de celeste y blanco

La hinchada albiceleste vivió muy intensamente las horas previas al partido ante Banfield, que se jugó en el estadio de Huracán
(0)
9 de diciembre de 2001  • 19:33

A las 15.47, el micro que transportaba al plantel de Racing, que hoy se podía consagrar campeón, llegó al estadio de Huracán apoyado por la incondicional hinchada albiceleste, que realizó la denominada caravana "Paso a paso" que partió desde Avellaneda hacia Parque Patricios.

El marco del estadio del Globo impresionaba. Las tribunas estaban repletas. Al igual que contra el partido ante River, el apoyo, la ilusión y esas ganas de quebrar los 35 años de maleficios se hicieron presentes en el corazón de la hinchada albiceleste, que desde temprano se hizo notar.

Alrededor de las 16, los jugadores, los otros protagonistas de toda esta fiesta, ingresaron al campo de juego y se ubicaron a un costado del mismo contemplando el ambiente. Se sentaron uno al lado de otro y con una tranquilidad asombrosa observaron todo lo que sucedía en las tribunas, minutos antes del match ante Banfield.

El empate dejó un sabor amargo en todos los que hoy prepararon una fiesta que, por ahora, no pudo ser.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.