Incógnitas en el Scratch. Parreira enciende la luz de alerta