Suscriptor digital

Passarella: "Son puntos que valen oro"

El técnico se mostró conforme con la actuación de su equipo y habló de atenuantes.
(0)
30 de marzo de 2000  

MONTEVIDEO (De un enviado especial).- Para Daniel Passarella, la primera muestra seria de Uruguay bajo su mando fue satisfactoria. No dudó en decir que estaba conforme con lo hecho por el equipo. Para el caso, mantuvo el discurso que sostenía cuando estaba del otro lado del charco: hay condimentos especiales en partidos como éstos. "Los encuentros de las eliminatorias son difíciles, trabados. Bolivia, como lo había anticipado, es un equipo que maneja bien la pelota, aunque no mostró ser punzante. Pero nos complicaron en la mitad de la cancha", dijo el Káiser.

Y esgrimió elementos que para él pesaron en una actuación que no terminó de convencer a la gente. "Esta actuación tiene sus excusas: por un lado, el campo de juego, que está en pésimas condiciones. En esta cancha, así, no se puede jugar, aunque sé que esto le cabe al rival, también. Por el otro, el equipo, después del envión inicial, se cayó físicamente porque algunos jugadores no estaban al ciento por ciento."

Y enseguida dejó clara la importancia que el triunfo tuvo para él: "El primer partido siempre es complicado, por eso los puntos ganados, como todos los que juguemos como locales, valen oro. De ahí el valor de la victoria".

Surgió, entonces, la comparación entre lo ofrecido anoche por Uruguay y lo que venía mostrando en las últimas eliminatorias. Se le preguntó si lo visto no había cambiado demasiado esa imagen, aún. "No estoy de acuerdo con que haya sido lo mismo. El equipo intentó jugar por abajo, no jugó al pelotazo. Eso es lo que trato de inculcarles", dijo. No sólo eso quiere inculcar: también la necesidad de que el hincha uruguayo apoye. "Aquí necesitamos el aliento de la gente. En las eliminatorias, eso es fundamental", pidió.

A Passarella, como a varios de sus colegas de la zona, lo complicó la cesión de los jugadores que actúan en clubes europeos. Pero el técnico dijo que no cambiarán sus planes. "Sin duda pienso que es beneficioso seguir convocándolos. Para lo que quiero, son indispensables". Y agregó: "Hoy por hoy, que el equipo se muestre ensamblado es algo que tiene que ver más que nada con el azar".

Se le planteó, entonces, si piensa hacer algo respecto de ese problema en el futuro. "Lo que quiero ahora es tomarme un tiempo para pensar qué hacer. Mañana me reúno con mi gente y ahí diagramaremos los próximos pasos. Seguramente hablaremos con los clubes europeos, para negociar. Aunque sé que las posibilidades son mínimas. Eso está claro. Pero tenemos que intentarlo, aunque sepamos cuál va a ser la respuesta", respondió.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?