Peralta y Melián: el mérito de una dupla que vuelve a ser olímpica