Pernía encadena festejos; Werner y Larrauri pasaron del suspiro al error