Pero, ¿Leo no es el Rey?

Cristian Grosso
(0)
23 de diciembre de 2009  

Aunque la jerarquía de los futbolistas argentinos no entraba en discusión, jamás atrapaban las condecoraciones. En 2002, cuando la FIFA premió al más valioso de la Tierra, Ronaldo arrasó con 387 votos. ¿Y los nuestros? Batistuta recibió cinco, y Verón, tres. ¿Y más acá? En la Gala de 2003, Aimar apareció apenas en el 14° lugar; en 2004, Ayala quedó 19°; en 2005, Riquelme figuró 16°, y en 2006, otra vez JR, ahora en la 17° posición. Hasta que apareció Lionel Messi. El pasado reciente debe servir para dimensionar la actualidad. Hace algunas horas que Leo trepó al Olimpo.

No siempre calidad y figuración se entienden. Pero con Messi como el eslabón perdido, un día se pusieron de acuerdo. Es el solista del poético Barcelona. El fino intérprete del filarmónico equipo catalán que hechiza a todos. Messi es el mejor del mundo, reina un deporte que está sellado a fuego en el adn del ser nacional. El Globo lo reverencia y acá debe esperar. Algunos lo despellejan y dudan de sus sentimientos; otros los bastardean con pintadas. Messi espera en su cápsula de cristal. Lo tendrían que haber distinguido anoche y no con efecto retroactivo en el futuro, como ocurre tantas veces con estos premios.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.