Violencia sin fin. Perpetua para el asesino de un policía