Pese a la recuperación, Sava no quedó conforme

"Tenemos la obligación de ganar, y el empate nos duele", dijo
"Tenemos la obligación de ganar, y el empate nos duele", dijo
(0)
20 de marzo de 2000  

LA PLATA.- La persecución periodística y de hinchas era lógica. La gente que se amontonó en la puerta del vestuario de Gimnasia tenía como único objetivo cruzarse en el camino del hombre del día. No sólo sus cuatro goles, sino también su sobresaliente tarea en el funcionamiento colectivo, conviertieron a Facundo Sava en la figura del histórico empate con Colón.

Sereno como siempre, el Colorado ofreció un análisis singular: "Al partido le sobró emoción , pero remontarlo no lo convierte en una especie de triunfo. Creamos más situaciones de gol y, lamentablemente, no las supimos definir. Como locales, tenemos la obligación de ganar, y el empate nos duele".

El volante de Gimnasia consideró que "fue uno de sus mejores partidos en primera" y recordó que a Colón ya le había marcado tres tantos en el Apertura del 98. Sava admitió, a su vez, que durante la semana pensó mucho en este enfrentamiento: "Sabía que debía cumplir una función diferente. Analicé al rival y puse en práctica algunos elementos para usufructuar las fallas defensivas que conocía del conjunto de Santa Fe".

El técnico platense, Gregorio Pérez, se encargó de resaltar la recuperación de sus dirigidos: "Quiero rescatar la capacidad del equipo para reponerse. Hubo errores, el partido tuvo emotividad, fue infartante, y creo que se sufrió demasiado. Esto es lo lindo del fútbol".

n La angustia de Piazza. Por el lado de los visitantes, el técnico Osvaldo Piazza fue más elocuente al sostener que "me voy caliente y con bronca, porque cuesta asimilar que con seis goles no se pudo ganar un partido que se nos presentó favorable desde el inicio. Seguro que sobró emoción, pero no pudo ocultar que mi equipo cometió errores groseros en defensa y que en el medio no fuimos capaces de tapar o controlar a los lanzadores de Gimnasia".

El goleador santafecino, Esteban Fuertes, afirmó que "nunca me tocó jugar con tantas emociones. Pensé que nos quedábamos con el triunfo, pero Gimnasia supo aprovechar nuestras equivocaciones. Es la primera vez que convierto tres goles en un partido, pero lamento que no haya alcanzado para lograr la victoria. Rescato el empeño y la agresividad ofensiva de los dos equipos, porque nunca bajamos los brazos. Y lo más importante fue que ninguno apeló al juego artero".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.