El torneo Clausura. Poco fútbol y mucha violencia