Polémica en España: graban una película para adultos en el estadio de Atlético de Madrid

El estacionamiento del Wanda Metropolitano, el escenario de la polémica
El estacionamiento del Wanda Metropolitano, el escenario de la polémica
(0)
29 de abril de 2019  • 11:42

Ignacio Allende (Torbe, en el mundo del cine para adultos) volvió a sus andadas y se encuentra otra vez en la mira de la justicia. Ya con una condena cumplida de siete meses de cárcel acusado de delitos de "pornografía, trata y blanqueo", esta vez está apuntado por intentar filmar una película para adultos en el estacionamiento del estadio Wanda Metropolitano, la casa del Atlético de Madrid . La escena se empezó a grabar, pero tuvieron que interrumpirla cuando fueron sorprendidos por agentes.

El diario ABC de España dio detalles de la escena y de cómo lograron escaparse para poder continuar en el campo de entrenamiento de Real Madrid: ""Nos han pillado infraganti, aunque yo hubiese seguido", comenta Torbe mientras buscan otra localización para terminar de rodar la escena. Pronto la consiguen: la ciudad deportiva del Real Madrid en Valdebebas. A ambos actores y productores que los acompañan, poco les importa las miradas. Descaradamente, terminan de filmar".

Abusos y pornografía infantil

Torbe quedó en libertad en 2016 tras pasar siete meses en prisión y después de pagar una fianza de 100 mil euros. La causa contra el productor fue por delitos de abusos sexuales, difusión de pornografía infantil y prostitución. El juez consideró que formaba parte de una asociación para captar mujeres jóvenes. La trama quedó al descubierto cuando una menor, víctima del productor, lo denunció.

En la causa también aparecían los futbolistas Iker Muniain y David de Gea, señalados por estar en el acto.

La víctima, a la que se identificó como TP3, reveló en su declaración del 3 de junio de 2015 un episodio de presuntos abusos en el que participó Muniain en 2012 en un hotel de Madrid. Las revelaciones de esta víctima apuntan a Ignacio Allende Fernández de ser quien condujo a la testigo protegida, bajo la promesa de que cobraría bastante dinero. Allí se encontró con dos futbolistas.

Tiempo después contó que los protagonistas de la presunta agresión fueron Muniain y un segundo jugador también de la selección juvenil de aquel entonces (presuntamente Isco), y que la cita la había pactado David De Gea con el propio Torbe. Fue este último quien les dijo a las mujeres que "no se podían ir y que tendrían que hacer todo lo que ellos quisieran", amenazándolas, y también les especificó que "no grabaran nada para no afectar a sus carreras".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.