Abierto de Palermo: La Dolfina y Ellerstina son opuestos hasta en el tema clonación

Cuartetera B03, clon de la mejor yegua que Adolfo Cambiaso tuvo durante varios años; al lado, Facundo Pieres, líder de Ellerstina, una organización que no está de acuerdo con la clonación y se maneja con el trasplante embrionario.
Cuartetera B03, clon de la mejor yegua que Adolfo Cambiaso tuvo durante varios años; al lado, Facundo Pieres, líder de Ellerstina, una organización que no está de acuerdo con la clonación y se maneja con el trasplante embrionario. Fuente: Archivo - Crédito: Juan Ignacio Roncoroni
Alejo Miranda
(0)
14 de diciembre de 2019  • 01:20

El clásico más grande de los últimos 40 años en el polo despierta antinomias también fuera de la cancha. La Dolfina y Ellerstina, además de ser lo máximos exponentes del mundo, marcan dos formas antagónicas de criar. Adolfo Cambiaso, el líder del equipo de Cañuelas, es el precursor en materia de clonación. Gonzalo Pieres, el cerebro detrás de la escuadra de General Rodríguez y padre de tres de los cuatro jugadores de La Z, se resiste a esta novedosa modalidad.

La Dolfina y Ellerstina dirimirán este sábado desde las 17, en la cancha 1 de Palermo, el ganador del Campeonato Argentino Abierto. Será la 12ª definición entre ambos en los últimos 15 años, una etapa que tiene a Cambiaso y compañía con una ventaja amplia, de ocho victorias contra tres de los Pieres. Imperdible, al punto de que este jueves la Asociación Argentina de Polo comunicó que las entradas se habían agotado.

En 2013 Cambiaso se convirtió en el primero en jugar la Triple Corona con un clon: Show Me, réplica de Sage, estrenada en el Abierto de Hurlingham. Pero la revolución se impuso cuando empezó a jugar con los clones de Cuartetera, su yegua más famosa, en 2016, al punto de que llegó a utilizar a seis de esas copias entre sus ocho titulares. En este Abierto se da la novedad de que Cambiaso prestó réplicas de Cuartetera a Juan Martín Nero. El 04 incluso se hizo acreedor de varias mantas al mejor ejemplar, como en la final de Hurlingham. A su vez el back tiene inscripto a un clon de Hannah Montana, otra de las yeguas emblemáticas de Adolfito, que además reparte copias de Lapa y Small Person a sus compañeros Pablo Mac Donough y David Stirling y hasta a integrantes del hermano menor del equipo, La Dolfina Polo Ranch (Guillermo Terrera y Diego Cavanagh).

"La 04 es buenísima. La verdad es que es impresionante; hace todo. Jugué con la original, de más vieja. Esta tiene una explosión... Es buenísima. Impresionante la yegua", reconoció Nero. "Yo tengo un clon de Oli Chicha y dos de Girl Girl, pero son chicos".

Según un informe de la Asociación Argentina de Criadores de Caballos de Polo (AACCP) hay 17 clones inscriptos en el Argentino. Un número no necesariamente exacto, ya que puede que no todos jueguen como que juegue alguno que no esté en la lista original, pero que sirve para ilustrar esta realidad. Con un dato contundente: los 17 son de Cambiaso. Del resto, 549 ejemplares nacieron por el método de trasplante embrionario y apenas cuatro por el tradicional de manada; además hay 65 caballos sangrepura de carrera.

El trasplante embrionario es el método que revolucionó la reproducción del caballo de polo en la Argentina y en 2019 cumple 30 años. Consiste en trasladar el embrión de una yegua madre al vientre de una portadora, de manera que la donante puede seguir jugando y reproduciéndose mientras se desarrollan sus crías en la receptora. Así, la madre puede dar hasta ocho hijos por año. Gonzalo Pieres fue uno de los pioneros en la materia y fundó una línea de sangre que es líder en todo el mundo. No hay equipo en el Abierto que no tenga algo de su genética en los palenques.

Cambiaso, que inició su carrera polística en Ellerstina bajo el ala de Gonzalo Pieres, no sólo se forjó como criador a su lado sino que también adquirió su genética: Cuartetera y Lapa, por ejemplo, fueron vendidas a La Dolfina como embriones.

Se dice que Pieres fue el primero en clonar, cuando replicó a su yegua Chusma, que falleció al poco tiempo de nacer. Luego discontinuó esa práctica. "La cría puede mejorar; la clonación iguala", justificó Gonzalo en una entrevista con LA NACION hace un par de años. "Nosotros somos criadores. El clon no es cría".

Así y todo, Ellerstina continúa siendo una referencia de primerísimo nivel en cuanto a producción de caballos de polo. "Seguimos manteniéndonos con los embriones [trasplantados], o sea, como venimos manejándonos durante todos estos años", afirmó Facundo Pieres. "Obviamente hay muchos clones que andan muy, muy bien. Uno los ve jugar y son impresionantes, no hay ninguna duda. Pero creo que Ellerstina en cuanto a cría, por cantidad de caballos buenos y calidad, es el número 1. Y con esas herramientas competimos nosotros, sabiendo que tenemos atrás una organización muy grande que todos los años nos aporta muchas yeguas nuevas, que van entrando al equipo. Apostamos a fondo a eso".

Límites y posibilidades

La clonación, no obstante, todavía está lejos de replicar el éxito que suscitó el trasplante embrionario en los años noventas. En primer lugar, porque es más costosa. Y también, porque no todos tienen un caballo que merezca ser clonado.

El presidente de la AACCP, Santiago Ballester, defiende esta práctica: "Nuestra misión es promover cualquier técnica de reproducción que lleve a tener el mejor caballo de polo por aptitud. La clonación es una más. Es más cara que el método tradicional, pero también más específica: hay que tener algo clonable".

Ballester explica que hoy hay nacidos entre 170 y 200 clones y se proyecta que haya entre 25 y 30 más para la temporada de verano 2019/2020, contra entre 2700 y 3000 embriones transferidos. A la vez, descree de la máxima de que con la clonación es sinónimo de estancamiento: "Permite mantener una línea genética buena por más tiempo. Los clones se cruzan con otras sangres. Cambiaso no deja de soñar con sacar algo superior a partir de los clones de Cuartetera".

Por ejemplo, este año está jugando un par de hijas de Cuartetera: Cuarteta (Alejo Taranco) y Cómo Olvidarte (Facundo Sola). Ninguna alcanza el nivel de los clones de la original. Incluso ya hay hijas de clones: Dolfina Figo (Taranco), descendiente del 04, y Rana (Stirling), hija del clon de Shownee, uno de los clones de Sage.

La clonación avanza. El debate permanece. La Dolfina y Ellerstina, distintos también a la hora de criar.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.