Con orden y buen juego, Magual dio el batacazo en Palermo

El equipo que accedió al certamen desde la clasificación logró su primer éxito; fue un 14-12 basado en un prolijo funcionamiento colectivo, más una gran tarea de Toccalino; La Natividad, con muy bajo nivel
Alejo Miranda
(0)
25 de noviembre de 2013  

Y un día la lógica se quebró. Cuando en el sexto chukker La Natividad se puso 10-9 al frente por primera vez en el partido, parecía que la historia volvería a repetirse. El favorito reaccionaba tras un comienzo errático, le tiraba la chapa al equipo cenicienta y se quedaba con la victoria antes por experiencia que por juego. Pero ayer Magual demostró ser mucho más que un mero participante y consiguió un memorabletriunfo con el que se recibió de protagonista. La victoria por 14-12 que abrió la cuarta jornada del 120º Campeonato Argentino Abierto HSBC en la cancha 2 de Palermo significó una de las sorpresas más resonantes de los últimos años.

Se trató del primer triunfo de Magual en la historia del certamen y de la Triple Corona en su segundo año, luego de pasar la clasificación en ambas oportunidades. Los últimos éxitos de equipos surgidos de la clasificación fueron de Las Monjitas sobre La Aguada en 2012 y Alegría sobre Indios Chapaleufú II en 2011.

En un deporte en el que los batacazos son inusuales, el mérito de Magual es doble. No sólo supo combinar intensidad con orden durante los ocho chukkers, sino que además basó el éxito en un polo abierto, vistoso y con goles de lujo. Dentro del parejo y alto rendimiento de los cuatro, sobresalió Ignacio Toccalino, autor de nueve goles, incluidos los tres últimos del partido. Varios de ellos fueron de gran factura, especialmente uno clave sobre el final del séptimo chukker, que puso el partido 13-12: a toda carrera, Cubi le pegó de sobrepique desde unas 80 yardas y la bocha pasó de aire entre los mimbres.

Un dato que avala el buen rendimiento de Magual es que sólo hizo un gol de penal; los otros 13 fueron de jugada. Y aunque cometió más infracciones, nunca perdió el orden. Jaime García Huidobro estuvo firme en el fondo, Marcos Di Paola distribuyó con acierto y luchó con garra en la mediacancha y Alejandro Muzzio se lució con buenos cuatro goles y abrió espacios que aprovechó Toccalino, la gran figura.

Magual mandó desde el mismísimo primer chukker y mantuvo su buen funcionamiento, acentuando las dudas con que había comenzado el rival. La Natividad llegaba con el objetivo de agregarle juego a la confianza que le había dado la agónica victoria ante Las Monjitas, pero no logró lo uno ni lo otro. Desordenado, errático, nunca asumiò el control del partido.

Se adelantó a 10-9 en el sexto y mantuvo la diferencia hasta estar 12-11 en el séptimo. Fue entonces cuando emergió una vez más la figura de Toccalino, que con dos corridas a toda velocidad y el mencionado golazo estableció un 3-0 que definió el partido.

La Natividad buscó el descuento con insistencia, pero, al contrario de lo que había sucedido un día antes con Ellerstina-La Aguada, no pudo torcer la historia. Guillermo Caset falló un penal de 60 yardas a los 2 minutos y luego arrinconó al rival contra su arco, pero Magual mantuvo la compostura, no cedió penales y se quedó con una victoria que nunca olvidará.

Rodrigo Andrade: "Fuimos un desastre, hicimos todo mal"

Todavía depende de sí mismo. Pero no es lo mismo llegar al partido con La Dolfina para definir el ganador de la Zona B con una victoria que hacerlo habiendo perdido el partido, a priori, más sencillo del Abierto, el de la cancha 2. La derrota por 14-12 ante Magual dejó el ánimo de los jugadores de La Natividad por el piso. A punto tal que su líder, Bartolomé Castagnola, no quiso hacer declaraciones. "Fuimos un desastre, hicimos todo mal. Jugamos mal todo el partido", fue el mea culpa de Rodrigo Ribeiro de Andrade.

Ignacio Heguy fue más contundente: "Jugamos mal, sin sistema, y ellos jugaron bien, es simple. No hay que restarles mérito a ellos".

Los tres reconocieron la actuación de Magual: "Ellos jugaron bien, un polo clásico, me gusta cómo juegan. Los felicito, realmente", sintetizó Guillermo Caset (h.).

Pese a la derrota, La Natividad tendrá la posibilidad de buscar su pase a la final ante La Dolfina, el domingo. "Es malo perder el juego anterior a una semifinal", admitió el brasileño. "Hubiese estado muy bueno ganar y llegar con confianza al partido al domingo: es nuestra final", sentenció el Sapito.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.