Cuando Santa Ana brilló y se adueñó del trono del polo