El ejemplo del Lolo Castagnola

(0)
10 de diciembre de 2009  • 00:57

Que algunas cosas pasen inadvertidas es una pena. Realmente.

La Dolfina acababa de vencer el lunes pasado a La Aguada por 18 a 13, clasificándose para su novena final del Abierto de polo de Palermo. Exultante su palenque, porque el equipo no venía teniendo una buena temporada, muchos dudaban de que pudiera vencer al de los Novillo Astrada. La frase más escuchada era: "Jugando así, a los Novillo no le ganan ni de casualidad". Pero La Dolfina apareció en su esplendor en los últimos tres chukkers, en especial Cambiaso, y obtuvo el derecho de disputar, este sábado, la final soñada con Ellerstina. El primer partido oficial de 80 goles en La Catedral. Nada menos.

En medio de la euforia, Lolo Castagnola tuvo un gesto que lo enaltece, que formó parte del relato de LA NACION del día. Dijo: "Soy honesto: si perdía no me iba tan triste por los h... que demostró Javier Novillo en la temporada". Estaba feliz por una nueva final, pero aún así recordó a uno de los rivales, que viene peleándola contra los designios del destino.

Al día siguiente, alguien lo llamó al celular para felicitarlo por la actitud. Y el back de La Dolfina, que estaba jugando un rato al golf, no se apartó de su línea, remarcando su idea: "Vos sabés cómo soy yo cuando pierdo, la calentura que me agarro. Pero este caso era distinto. Si nos ganaban, me iba a poner contento por Javier, por todo el esfuerzo que hizo y por lo lindo que hubiera sido que jugara la final. Vos me conocés, yo soy así. Medio loco, pero así…"

Muchas veces Castagnola fue fustigado por sus reacciones intempestivas. Visceral, temperamental. A veces no mide las consecuencias y se deja llevar por las emociones. Pero eso no quita que, detrás de su fuerte personalidad, exista también un ser noble, padre de familia. Y que sabe lo que es pelearla porque así fue siempre él: un luchador. Se le cuestiona si es 10 de handicap, si no lo es; se lo menoscaba profesionalmente con un lapidario e hiriente "si no fuera por Adolfito, nunca hubiera ganado el Abierto". Todo es materia opinable, aunque a veces se incurra en excesos inconducentes. Una pena que, del mismo modo, no se haya reparado en su mensaje, sentido, para con un rival, con un colega, con una persona humanamente formidable.

Castagnola dio un ejemplo. Y no debe pasar por alto.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.