El polo de Hurlingham, un anticipo de Palermo