Herederos de la gloria: casi como un viaje de egresados en Palermo