La Triple Corona: muy movida... ya antes de empezar