La victoria necesaria, con un polo descartable