Las Monjitas lo tenía, pero Alegría se lo llevó