Los 80 goles, inalterables

En los handicaps de la Asociación Argentina de Polo no hubo variantes en La Dolfina y Ellerstina: siguen con 40; descendió a 9 Agustín Merlos y subieron a ese dígito Hilario Ulloa y David Stirling
(0)
22 de diciembre de 2009  

No hubo el estruendo de otros años, porque ningún jugador alcanzó esta vez la valorización perfecta. Los handicaps 2009 establecidos por la Asociación Argentina de Polo mostraron un relativo perfil bajo y pocas sorpresas. Y la primera conclusión de las 261 alzas y las 48 bajas es que no se modificaron los valores individuales de los hombres de La Dolfina y Ellerstina, por lo que ambos cuartetos continúan ostentando sus 80 goles. De esta manera, por segundo año consecutivo el polo tendrá dos equipos de 40 goles, que se podrían enfrentar en alguna de las tres finales de la Triple Corona de 2010 (siempre y cuando se mantengan las mismas alineaciones que jugaron en esta temporada).

En cuanto a los 10 goles, el polo argentino tiene un hombre menos con esa valía. Se trata de Agustín Merlos, de Pilará, que fue bajado a nueve goles. De esta manera, además de los ocho finalistas del 116º Campeonato Argentino Abierto, Miguel Novillo Astrada y Marcos Heguy completan la decena de polistas con el handicap perfecto.

Mirá cómo quedaron los handicaps 2009

Los que subieron, tal como se preveía, fueron el uruguayo David Stirling, de Indios Chapaleufú II, e Hilario Ulloa, de Chapa Uno. Este último se enteró de su alza en diálogo con La Nacion cerca de las 21, e incrédulo comentó: "Es mentira. ¿Me estás jod...? Por favor, no me hagas esa broma. ¿Va a salir mañana (por hoy) en el diario?". Cuando se le confirmó este dato, recién ahí tomó conciencia de que dejaba de ser un jugador de ocho goles para convertirse en uno de nueve. Y dijo: "Estoy muy contento. No tengo demasiadas palabras para agregar. Mucha gente me decía que me iban a subir, pero yo no lo creía. Es un sueño cumplido para mí. Demuestra que el esfuerzo que uno hizo no es en vano. Ahora tengo que seguir poniendo fichas para seguir creciendo. Es un gran incentivo".

Con estas modificaciones, se varía levemente el handicap de los principales conjuntos del polo argentino. Si bien los dos finalistas de Palermo se mantienen inalterables, lo mismo que La Aguada con sus 37 goles, ahora Pilará bajó a 36 goles. Detrás, Chapa Uno ascendió a 35, lo mismo que Indios Chapaleufú II. Mientras que los dos equipos que ganaron la clasificación para Hurlingham y Palermo, Alegría y El Paraíso, subieron un gol y llegaron a los 32. Esto fue así por las subas del canadiense Frederick Mannix de 6 a 7, y de Alejandro Novillo Astrada de 7 a 8, cada uno integrante de los citados equipos, respectivamente.

Por otro lado, Agustín Merlos, el mayor perjudicado con los cambios decididos por la AAP, comentó: "Me llamó tristemente alguien de la Asociación para darme la noticia y me dijo que él creía que es injusto. El handicap es lindo cuando tenés 10 goles. Yo sé que mi baja es pura y exclusivamente de conducta. Influyó mi suspensión. Lo entiendo, pero no estoy de acuerdo. ¿Qué quieren, que no juegue más? Lo único que tomo como positivo es que ahora tengo un desafío: volver a los 10 goles. Lo que es una pena es que por una tarjeta mal colocada, por la cual yo me disculpé en varias oportunidades, me coma un mes de suspensión y una baja de 10. Es la tarjeta roja más cara del mundo".

El menor de los hermanos Merlos, que había sido subido al handicap ideal en 2005, se refería a su expulsión en el Abierto de Tortugas. Por una tarjeta roja que le mostró Esteban Ferrari, la AAP lo suspendió por un mes y no pudo jugar durante todo el Abierto de Hurlingham.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.