La Dolfina ganó la tercera triple corona consecutiva y entró en la historia grande del polo