"Por ahora, seguiré siendo el presidente de Boca"

Si es involucrado en el juicio que se le sigue a su padre, Mauricio Macri podría alejarse del club
(0)
26 de octubre de 2000  

Tras la polémica situación con Juan Román Riquelme, Mauricio Macri, titular xeneize, sumó otro problema. El dirigente podría ser involucrado en el proceso que se le sigue a su padre, Franco Macri, en la causa por el delito de contrabando agravado -prevé de 2 a 10 años de prisión-, y eso le impediría en un futuro continuar al frente de Boca.

"Por ahora, seguiré siendo el presidente de Boca. Hoy, no hay ninguna posibilidad de que me aleje del cargo, si todavía ni fui procesado. Si algún día voy a juicio y me condenan, renunciaré. No voy a renegar del estatuto que yo mismo reformé", comentó Macri, tras abandonar el Palais de Glace, donde asistió a la exposición de obras del pintor Quinquela Martín.

El Capítulo II del estatuto del club xeneize, sobre Jerarquía Disciplinaria, establece en el artículo 47 inciso C que es requisito para ejercer un cargo directivo "no haber sido condenado por autoridad judicial en lo penal".

Macri había sido favorecido por una resolución con la falta de mérito, pero ahora los camaristas revocaron esa medida. "Las pruebas (...) resultan suficientes para estimar la participación culpable de Mauricio Macri en los hechos que se investigan", dijo el Tribunal.

La causa está ahora en manos del juez en lo penal económico Carlos Liporaci, quien deberá resolver la situación procesal y, según las fuentes, podría dictar su procesamiento por la figura delictiva de "contrabando".

"Me parece una decisión poco feliz que lleguen a procesarme por esto. Lo único que hice fue seguir los pasos que me dijo la Aduana. Si alguien fija las reglas y las cumplís, no veo por qué estoy involucrado yo", sostuvo el titular xeneize.

Macri mostró estar molesto con la Justicia, al tiempo que dijo no entender por que puede estar al borde de un juicio.

"En el país no van presos ni drogadictos ni delincuentes y se la agarran con uno. No quiero pensar en un supuesto complot contra mi figura o la de mi padre, aunque en la Argentina estamos muy acostumbrados a estas cosas", aseguró.

La cuestión es que si llega a ser procesado, el presidente de Boca necesitará pedir permiso para viajar a Tokio, Japón, el 28 de noviembre próximo, para presenciar la final de la Copa Europea-Sudamericana entre Real Madrid y Boca.

"Si dentro de unos días debo hacerlo para ir a ver la final del mundo, lo haré", sentenció.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.