Los rivales argentinos. Problemas en la hora menos pensada