Opinión. Prohibido olvidarse de esos 60 minutos de terror