Protagonistas en el mundo

Roberto De Vicenzo
(0)
27 de abril de 2004  

Aunque les faltó dar ese zarpazo final tan necesario en el golf, Ricardo González y José Cóceres fueron los grandes protagonistas argentinos en los dos circuitos más importantes del mundo. El correntino concluyó segundo en Fuerteventura, por el Tour Europeo, mientras que el chaqueño finalizó sexto en el torneo de Houston, por el PGA Tour.

–¿Qué opina del desenlace de la vuelta de Ricardo González en el Abierto de España?

–Primero quiero detenerme en el gran momento de Ricardo. Después del triunfo en Sevilla de la semana anterior decíamos que se convertiría en el emblema de los golfistas argentinos en el exterior. Este segundo puesto en Fuerteventura me confirma aquella apreciación. Para mí, González será uno de los representantes de la Argentina en la Copa del Mundo, que se hará en noviembre próximo justamente en el Real Club de Golf de Sevilla, en donde ganó. Hasta ahora, tiene ese privilegio porque figura primero en el ranking de los profesionales argentinos.

–¿Hizo bien González en arriesgar en el hoyo 16, estando en la vanguardia del torneo?

–Sí. Que haya terminado ese hoyo con un doble bogey no invalida su decisión, más allá de que no conozco la cancha. Intentó ponerla en el green en aquel par 4 de 348 yardas y terminó fuera de límites. Para mí estuvo bien que haya arriesgado; en estos tiempos no podés ganar un certamen jugando a buena. Aquellos que actúan de esa manera terminan segundos. Con esa actitud de ir al frente se confirma lo ambicioso que es González en el aspecto deportivo. En este caso se quedó sin el título y sin un porcentaje mayor de dinero en premios; en el futuro le saldrá bien.

–Finalmente, nadie alcanzó al francés Christian Cevaër, que esperaba su suerte en el club house...

–No son muchos los jugadores de Francia que han ganado torneos. Quedó en la memoria colectiva aquella frustración de Jean van de Velde en el Abierto Británico de 1999, que hizo que se derrumbaran las ilusiones de los franceses en el ambiente golfístico. Pero este título de Cevaër en el Tour Europeo resucita las expectativas.

–¿Cómo evalúa el cierre de José Cóceres en Houston?

–Más allá de que se estancó en la última vuelta y los de arriba se les escaparon por algunos golpes, mostró ese rendimiento que estábamos esperando y deseando por la calidad de jugador que es.

–¿Qué recuerdos le trae Houston?

–Los mejores, porque allí gané por última vez en un torneo de la gira regular de los Estados Unidos. Justo fue dos semanas después del Masters de Augusta de 1968, cuando firmé mal la tarjeta. Superé a Lee Trevino por un golpe, en el denominado Campo de los Campeones. Aquella victoria fue una forma de paliar la tristeza por la decepción en Augusta, y también me trajo alegría porque confirmó mi buen momento de aquel entonces.

–El fin de semana usted presenció en vivo el Abierto de la Provincia de Buenos Aires, que se desarrolló en el Ranelagh Golf Club, su casa.

–Fue muy emocionante el triunfo de Mauricio Molina. Especialmente con el águila que consiguió en el hoyo 14 y el birdie en el par 3 del 15. Ahí se produjo el quiebre en la pulseada con Rubén Alvarez, que no pudo seguirle el ritmo. El torneo resultó un orgullo para los socios del Ranelagh, y creo que el público que asistió en los tres días de competencia disfrutó del juego.

–¿Qué opina de Mauricio Molina como jugador?

–No alcanza el nivel de los que están actuando en Europa, porque suele ser víctima de la irregularidad. Tiene grandes condiciones, aunque le falta un poco más de administración en un total de 72 hoyos. A veces pierde un poco la brújula y arruina lo que hizo. Pero claro, puede seguir creciendo.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.