Quilmes cambió a tiempo

Con una buena segunda etapa, el líder se impuso a Ferro 2 a 0; Bordi y Braña, los goleadores
Diego Morini
(0)
29 de octubre de 2000  

Una cuestión de actitud; o de convencimiento. Jugaba mal, se equivocó seguido, no encontraba el camino. Pero recuperó su imagen en el segundo tiempo, que fue una síntesis de su superioridad. En el Sur, el líder Quilmes se impuso a Ferro por 2 a 0, la diferencia exacta que separa a ambos equipos.

Y la figura fue Pablo Corti, que ingresó en el segundo tiempo por el intrascendente Domínguez. Corti expuso una dosis precisa de gambetas y asistencias y así Quilmes se despertó y se impuso en todos los sectores. Ya Ferro lució confundido, impreciso, alejado de la superioridad que demostró en los primeros minutos.

Porque el conjunto que dirige Jorge Castelli, altivo tras dos triunfos seguidos, se adueñó del desarrollo en el comienzo, con Figún como estandarte. Creó situaciones, pero no supo resolverlas; su buena imagen se diluía en el área rival.

Quilmes estaba desesperado, desorientado y sin ideas. No lo encontró jamás a Figún, tampoco a Grande. Pero el DT Héctor Rivoira tenía a su lado a Corti. El hábil volante ingresó en el comienzo de la segunda etapa y todo cambió. Tanto se modificó, que hasta Giampietri encontró un socio ideal.

Así, comenzaron los festejos. Primero, a los 16 minutos, con un zurdazo de Bordi. Luego, el arquero Wilson Junior, de Ferro, le contuvo un penal al mismo atacante. Pero Quilmes insistió y elevó la cuenta a dos, tras el golazo de Braña. Y no hubo tiempo para más.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.