Quilmes se quedó sin invicto

En once minutos, con goles de Oscar y Christian Gómez, Nueva Chicago venció al líder del certamen por 2 a 0
(0)
22 de octubre de 2000  

Fueron una ráfaga. Primero Oscar, después Christian. Los Gómez aparecieron en escena, dejaron dos goles con su sello y definieron el partido. Así de simple. Y Nueva Chicago, en apenas once minutos, dejó en el camino el invicto de Quilmes, aún puntero, por 2 a 0.

Desde fuera del área, el Topo Gómez hizo el primer gol, por arriba del arquero Elizaga. Un golazo, a los 21 minutos del segundo tiempo. Y a los 32, tras una asistencia del mismo Topo, definió Christian, el otro Gómez, con un derechazo. Lo demás fue, apenas, una anécdota. Un encuentro friccionado, en el que Chicago aportó voluntad y Quilmes desperdició varias situaciones de riesgo.

Los primeros minutos se consumieron en la lucha, la entrega y la garra. Poco fútbol ofrecía Chicago, perdido el Topo Gómez y compañía; menos mostraba el líder Quilmes, controlados Giampietri y sus socios. Así, entre las fuertes piernas, se destacaban Martens, en el equipo de Mataderos, y Díaz, en el puntero.

A pesar del trabado desarrollo, hubo, en cada arco, un par de situaciones muy claras de festejo. Martens, con dos cabezazos, casi grita en Chicago. Pero Quilmes no fue menos: lo tuvo Bordi, tras una acción de Domínguez, y también el mismo Domínguez, luego de un acierto de Giampietri.

Entre unos y otros, se equivocó seguido el árbitro Rodolfo Guerra, que no se enteró del juego brusco que se ofrecía en el campo. Porque las patadas y las infracciones fueron la mejor síntesis. Hasta que se presentó el dúo de Gómez y se terminó todo. Al menos, para el puntero Quilmes.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.