Racing cargó pilas, pero no se detiene ni en Navidad

Los jugadores de la Academia pasaron en familia el domingo que podía ser consagratorio. No hay pausas en la actividad: tras entrenarse ayer, el plantel trabajará hoy y mañana
(0)
25 de diciembre de 2001  

Pudo ser el domingo de la consagración, pero fue el del descanso y el tiempo compartido con la familia. La pausa forzada en el umbral de la definición del Apertura les sirvió a los jugadores de Racing para recargar pilasantes del momento crucial del jueves próximo. La jornada empezó a pleno trabajo, con una práctica en el estadio; a partir de allí, la elección para pasar el día tuvo patrones definidos: familia, amigos y descanso. Pero la actividad no conocerá pausas ni hoy (habrá entrenamiento matutino) ni mañana, el día de Navidad, cuando el plantel quedaría concentrado.

¿Cómo se vivió un domingo diferente? "Los días libres son siempre iguales para mí. Algún paseo, un rato de ICQ en Internet. Hoy (por ayer) compré regalos, y la Nochebuena la pasaré solo", comentó Alex Viveros, que espera coronarse con Racing y reencontrarse con su novia y su Madre en Cali, después del 28. Gerardo Bedoya está aquí con su esposa, Catalina, también colombiana. Y tiene otra compañía: su perro Terry. Lo suyo fue tranquilo: shopping por la tarde y descanso en casa, en Belgrano.

Carlos Arano no abandonó su ritual de esquina y amigos. "Paso con ellos el tiempo que a veces no tengo por las prácticas. Vagueamos , más que nada... Este 24 será distinto porque al otro día hay que levantarse temprano; trabajamos a la tarde, pero hay que ser responsable", agrega.

Martín Vitali disparó hacia Moreno, el lugar de su familia: "Mate, siesta y mucho descanso. Y disfrutar de mi familia (mamá Mirta, papá Miguel, tres hermanos y la abuela Angela) y mi novia Rosmary. En la Nochebuena vamos a ser multitud si vienen todos mis primos..." Gustavo Campagnuolo programó una comida en casa con amigos. José Chatruc almorzó con su hermano, Aureliano, y marchó a cambiar algunos regalos al shopping. Y Diego Milito no cambió demasiado la tónica general: "Soy muy familiero, no salgo mucho. Un rato de siesta y un paseo por ahí con mi novia, Sofía". Hubo quienes eligieron compartir parte del día: Gabriel Loeschbor, Claudio Ubeda y Javier Lux almorzaron en un country de La Plata. El resto del día lo pasaron en familia.

¿Y el cuerpo técnico? Mostaza Merlo no se desligó de las obligaciones: un descanso y a ver videos de Vélez. Y René Daulte, su ayudante, se dio el gusto de pasar el día con su hijo Jonathan, que estudia en los Estados Unidos y está aquí de vacaciones.

Y hoy, otra vez al trabajo. Aunque sea 24 de diciembre. Los sacrificios valen la pena cuando la meta está tan cerca.

A cuidarse con la comida

Tras la práctica de ayer, Reinaldo Merlo le dio al plantel sugerencias para cuidarse con las comidas durante la Nochebuena. "No excedernos con el lechón o las grasas y no mezclar bebidas alcohólicas. Algo de vino puede ser, pero no tanto champagne", contaron varios jugadores.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.