Racing: entre el permiso y la liquidación