El Torneo Apertura. Racing logró tranquilidad con cuatro gritos