La Copa Libertadores. Racing se convirtió en una piedra en el zapato para Boca